Buscar este blog

martes, 20 de septiembre de 2011

UN SEXTANTE DE VIDAS


-que se supone que debo hacer?- se preguntaba la mujer, parada en medio de tanta gente, que parecía estar seguro de su destino, muy al contrario de ella, que parecía haberse despertado de pronto parada en aquel lugar- que se supone que...- pero no pudo completar la palabra porque alguien la interrumpió
- esta perdida?- le  pregunto una voz desconocida, y ella no pudo contestar, pues no sabia en realidad lo que pasaba con ella, sumándole ademas el hecho de que la voz de quien le hablaba de una forma tan impersonal le parecía tan familiar.
- no...solo necesito pensar- dijo mas para si misma que para su interlocutor, que era lo que le pasaba?...porque se le habían cortado los recuerdos, los pensamientos, porque se sentía tan confundida, tan estresada, tan perdida, tan rara?
- todo tiene una explicación- le dijo de pronto el joven que antes le había hecho la pregunta, acompañado de una sonrisa inocente y fresca lo miro como quien reconoce a un viejo amigo de alguna parte que no puede recordar- solo hay que darle tiempo al tiempo
- no te ha pasado- intento preguntar ya mas calmada, dejando de lado de pronto el porque estaba allí parada sintiéndose desvanecer, por lo que ahora sentía que debía responderse aunque sabia que aquel joven no podría hacerlo mejor que ella misma- que de pronto conoces a alguien que sientes que lo has visto en alguna otra parte de tu vida que no recuerdas tampoco, solo sabes que lo has visto, que lo has conocido, y que te resulta un alivio verlo de nuevo
el joven se quedo pensativo, parecía algo confundido, pero en su interior sentía que aquellas palabras ya las había escuchado y que el sentimiento de familiaridad que le provocaban era sobre lo que ella le había preguntado sin siquiera detenerse a respirar...sera posible? cual seria la respuesta? como podría el responderle, si no podía explicarse a si mismo como es que podía entenderla tan bien sin siquiera haberlo pensado antes, el joven suspiró y la miro sonriente
- supongo que algunas explicaciones superan a las personas que hacen ciertas preguntas. 
FENIXLIT

lunes, 5 de septiembre de 2011

ORILLAS



iba caminando con sigilo  por la orilla del río, desde pequeña habia tenido la costumbre de hacerlo, la naturaleza me había ensenado que el cuidado y el silencio te aseguraban muchas sorpresas increíbles, una vez que lo comprendí  redescubrí  las cosas que puedes pasar por alto si andas por ahi anunciándote con cada paso. seguí mi serpenteante camino con el único objeto de ver que sucedía, siempre me habían gustado las sorpresas y  el bosque que tenia por patio nunca me había dejado sin una.

a veces miraba hacia el suelo, muy concentrada en la precisión de mis pasos, y otras intentaba indagar con mis curiosos ojos la espesura, como siempre me lleve una gran sorpresa al ver que del otro lado, en la otra orilla caminaba un joven un poco extraño para mi, jamas lo había visto y sin embargo sentía que lo había conocido, después de un largo rato caminando yo por mi lado y el por el suyo el se detuvo sin siquiera levantar la vista, yo hice lo mismo solo que quede convenientemente tapada por un gran árbol.

- quien sera ese?- me pregunte
el joven se agachó y puso su mano color canela en el agua , su cabello negro y sedoso, largo y lasio, calló y  tocó el agua con su punta, iba vestido con una túnica roja que acentuaba el color gris de sus ojos, había algo de arrogancia en sus gestos pero eso no reducía el encanto que hacia querer mirarlo

intente apartar la mirada pero había algo que me lo impedía, de pronto un pájaro salió volando de la espesura, haciendo que el apartara su calmada mirada del agua, al ver que levantaba la vista intente salir huyendo, pero mi vestido se había atorado y no pude hacer mas que ver como me miraba, me sentía un poco avergonzada, pues había ignorado a mi primer impulso de precaución, aquel muchacho de aparentemente unos 24 años no era nada especial,  sin embargo me había atrapado la atmósfera que lo acompañaba y era algo que nunca me había permitido que pasara.
- hola- dijo desde el otro lado del río
- ho...hola - intente responder
sin embargo aunque intente continuar simplemente no pude decir nada mas, mis pensamientos estaban desordenados y mi vestido atorado, me sentía avergonzada, paralizada, me sentía por vez primera como una joven de mi edad, tanto tiempo aprendiendo cosas que otros simplemente ven como algo excéntrico, tanto tiempo poniéndome a mi misma mis propias reglas, seleccionando segun mi propia conciencia lo que creía bueno o malo, escuchando, aprendiendo de mi abuelo, de mi entorno, e incluso de quien se burlaba de mi,  me habían hecho sentir un poco mas mayor a mis 19 años, sin embargo aquel extraño me había hecho recordar que aun no era mas que una muchacha muy impresionable, tanto como cualquier otra. 
y de pronto las palabras que no había podido ordenar dentro de mi cabeza formularon una pregunta... porque había pasado esto?, y sin saber como recibí una respuesta " ciertas cosas pasan sin que podamos explicarlas", era su voz, la misma voz del saludo, solo que la había escuchado retumbar dentro de mi, entonces lo mire sorprendida, ya me estaba cansando de tanta sorpresa...como? surgió de nuevo otra pregunta " es un don que poseo" respondió.

intente desatorarme el vestido pues sentía que no podría pensar libremente, hacer mis propias conjeturas, hacer preguntas sin recibir respuesta alguna, entonces note que el se movía, el tramo de rió que nos separaba no era muy hondo, así que en pocos minutos el ya estaba del otro lado
- déjame ayudarte- dijo mientras se acercaba, en mi deslumbramiento no me había dado cuenta lo enredada que estaba por lo que al final aunque evito tener que hacerlo se arruino mi vestido- es probable que no vuelvas a usar este vestido- agrego con una sonrisa mientras me ofrecía la mano para ayudarme a salir de los arbustos
aunque acostumbraba andar con un vestido ligero y casi siempre descalza cuando estaba en el rió, aquella tarde después de haber ido a la iglesia para la boda de mi hermana, me había quedado con el vestido de la fiesta y antes de haberme ido a cambiar me escape a mi lugar favorito. aunque era un bonito vestido me sentia un poco ridícula sosteniendo su mano. nunca nadie se había acercado tanto a mi a excepción de mi abuelo, con el que había vivido desde que tenia memoria.
- ya esta libre... discúlpeme por haberla asustado
- yo en realidad he sido yo la entrometida
- usted pasea a menudo por aquí verdad?- me pregunto como si adivinara la respuesta
- si
-entonces he sido yo el intruso- y sonrió de una manera tan franca, que no pude evitar seguirle.- pero cuando le dije que me disculpara por haberla asustado me refería a otra cosa
-que?
- el don que poseo puede a veces sorprender a la gente...por eso no suelo compartirlo, pero sentí que sus preguntas , sentí que si podía escuchar las respuestas sin mantener conmigo la mirada fija entonces no había porque no decírselas, las estaba pensando para mi pero usted las escucho...yo también quede sorprendido y eso no suele pasar

al observar mas de cerca sus ojos descubri que eran tan claros y tan llenos de luz como el agua del rio, entonces escuche la respuesta a una pregunta que no había formulado..... "sera destino...sera tu decisión o simplemente sera una mezcla de los dos"
fenixlit.


domingo, 4 de septiembre de 2011

LITTLE COFUSED


se puede estar enamorada de un recuerdo sin rostro
se puede enserio permanecer cuerdo
amando con locura a la sombra de un futuro


enserio te puede dar tanta nostalgia
palabras como amare, siempre ,encuentro,
pasado, recuerdo, suspiro, abrazo
enserio esta bien ?sentirse tan cerca de algo que no puedes ver


de alguien que sientes que ya has conocido
y que irracionalmente nunca has visto
"nunca has visto mi rostro, y sin embargo
 creía que ya conocías mi corazón" 
son palabras que retumban en mi vida


sintiendo que debes esperar
y sin embargo con una tremenda impaciencia
Dios santo cual sera la explicación?
la única que encaja me da miedo de creer
porque seria muy fácil ceder


cual sera? cual sera la explicación?
me carcome la duda
siempre una horrible compañía


fenixlit