Buscar este blog

Cargando...

domingo, 28 de julio de 2013

CARCACHA


imagen cortesia de http://interesanteyutil.blogspot.com

Sentada esperando mi autobús decidí tomarme de a poco mi jugo de naranja, hacia un calor terrible, podía verse la danzarina silueta del calor salir de la carretera, las  uvas playeras que adornaban la calzada languidecían bajo el ardiente sol de las doce del medio dia, todo parecía marchitarse o ralentizarse debajo de aquel poderoso del cielo.
Incluso la gente se desvanecía como una ilusión debajo de aquella abrumadora fuerza de la naturaleza, no era posible mirar hacia adelante sin sentir esa presión en los ojos, los autos en su defensa tocaban sus bocinas con mas estrepito, el sudor bajaba por las frentes de los conductores, y mientras tanto mi autobús no aparecía.
Ya se me estaba haciendo tarde y de no contar con  mi jugo de naranja, también habría perdido el conocimiento en aquel infierno. Miré de nuevo mi reloj como por milésima vez, parecía haber avanzado un minuto, sin embargo al mismo tiempo parecía haberse congelado en la misma hora mientras la aguja encargada de los segundos se movía con parsimoniosa lentitud.
De pronto escuche con demasiada nitidez la bocina del viejo aparatejo que hacía de autobús y bien podía ponerse en un museo, una vieja carcacha forrada de óxido, remiendos, y pedazos al aire, sonó de nuevo la bocina y trate de entrar dentro de la masa de gente que ya lo ocupaba, no era de extrañar que aquella hora y en aquel lugar la desesperación por llegar sin otro medio posible, nos hiciera viajar en una cuerda floja a punto de romperse

jueves, 10 de enero de 2013

Neblina




  • No sé por qué, pero necesito recordar las cosas que pasé aquel día; de algún modo recordarlo me aligera la carga, recordarlo me hace tener que vivirlo de nuevo, y así también, dejarlo atrás como si hubiera sido en otra vida pasada. Sentía la necesidad de un abrazo, de un beso que me calentara el alma, en aquel lugar donde las lágrimas y la humedad en el aire eran lo más habitual. Desde mi vista sólo podía ver la neblina en la cima de una vieja montaña. Podía haber estado en cualquier lugar, pues llovía y aclaraba como si fuera un juego de azar.
    En uno de esos días, que recuerdo que ya había dejado de contar las horas en la oscuridad, miré por el único hueco que dejaba entrar la luz de vez en cuando, y vislumbré al horizonte algo que se movía,... un halito de luz roja y azul que danzaba muy a lo lejos, deseé ser el viento y encontrarme con aquella luz, descubrir de qué se trataba, saciar mi curiosidad y salir de aquella oscuridad.
    De pronto… así como había aparecido la extraña cosa, que jugaba a lo lejos a perseguirse a sí misma, desapareció sin dar más señas que el recuerdo de haber estado allí o haber sido sólo un invento mío. Al poco rato me sonaron las tripas, y descubrí de nuevo esa sensación incomoda de vacío en mi estómago; eran tiempos bárbaros, y para un prisionero lo eran aún más. Qué sensación aquella, la de la soledad y el hambre, la de oscuridad y neblina, era como estar muerto en vida.
    Así pasaron unos días o semanas, no recuerdo la verdad. En aquella situación lo único que me impedía no enloquecer era mi antigua costumbre de estudiarlo todo. Como en aquel lugar no había ni luz ni tampoco qué leer, había aprendido a hacerlo de otro modo: a escudriñar en otros lados donde, de seguro de haberme visto, habrían ustedes pensado que había empezado a perder el control de mi conciencia. Sin embargo, en uno de eso días en que observaba por enésima vez las formas que tenían las piedras de la prisión en la que me encontraba, volví a asomar mi mirada por aquel hueco que de vez en cuando me traía alguna novedad.
    En aquella ocasión recuerdo que un pajarito se asomó por el círculo, y al no sentir vida en el interior, o tal vez simplemente al oler el desagradable olor que despedía yo, decidió irse a alegrar a otro. Cuando se alejó del hueco pude ver la mágica luz de nuevo, parecía acercarse un poco más ,tanto que podía verle una forma, parecía más un pájaro colorido que un fuego fatuo como me había imaginado.
    Cerré los ojos y esperé que al abrirlos ya aquel pajarillo danzarín no estuviera en mi ventana, sin embargo allí estaba acercándose un poco más a mí, como si de algún modo hubiera escuchado mis palabras, tal vez lo había ofendido pensé. Tal vez es algo más que sólo un pajarillo colorido. Entonces lo observé con más atención. La distancia que nos separaba ya no era mucha, y podía distinguir la luz roja que despedía de sus alas, entonces lo reconocí, un ave fénix era lo que se acercaba.
    Cerré los ojos de nuevo y pensé que estaba soñando, y al abrirlos nuevamente ya se habría esfumado. Sin embargo ahí estaba, no sólo estaba cerca, volaba frente a mi ventana como quien espera ser invitado a entrar. Fue entonces cuando utilicé mi voz después de mucho tiempo en desuso, y le pedí con voz rasposa que entrara si quería. Al hacerlo iluminó con su presencia todo el lugar, y descubrí que no era tan pequeña como me lo había imaginado.

    Intenté hablarle para saber qué querría aquel mítico animal con un simple prisionero, entonces me dijo algo que no podré olvidar nunca. Y junto a ello el modo en que lo hizo que jamás pude averiguar “eres el vidente de lo que queda y lo que la gente extrañará, pronto seremos historia ya nadie nos recordará, sólo seremos una mención en la leyenda de la vida, un pedazo de magia, no una criatura viva”. Y la parte más extraña es que no hizo ni siquiera un movimiento en los ojos, sentí que sólo mi mente pudo percibir sus palabras y que ni siquiera mis oídos sintieron el rastro de su voz.
    Después de aletear un par de veces, se acercó a mí con cautela, bajó ante mí la cabeza y me pidió que lo montara. Al verlo más cerca me di cuenta que era más grande de lo que había calculado, o tal vez ahora pensado, yo era más pequeño de lo que me acordaba. En sí sólo recuerdo que cuando me monté en su lomo, cerré los ojos y sentí el viento rozar mi rostro; al abrirlos él ya no estaba, y lo único que me acompañaba era la luna en el cielo que adornaba el paisaje del que era testigo.
    Después de eso no he podido olvidar un sólo día como escapé de aquella celda nauseabunda. A todo el que puedo le repito las palabras de aquella majestuosa ave, la magia ya es sólo un mito, una leyenda que en otros tiempos era vida. Era real, la magia ya es sólo un nombre que no significa nada más que el sinónimo del viento que viene y se va, y nadie se da cuenta de ello.
    Fenixlit

    miércoles, 2 de enero de 2013

    3 cairde un solo sueño





    Este año que culmina,
    Nos dejo mucha alegría,
    Y una gran sabiduría
    Envuelta entre mil sonrisas.

    Este año deja vida,
    Con bella y gran poesía;
    Que en flores se armoniza,
    De una manera infinita.

    Por eso quiero celebrar,
    Y lo mejor quiero desear,
    Para poderlo pasar,
    Siempre con voluntad.

    Este año que se acaba,
    Trajo sonrisas acaloradas,
    Carcajadas coloridas,
    Y recuerdos imborrables;
    Que con el tiempo se acentúan,
    Y se aderezan a la vida;
    Como es salsa roja,
    Que le agrega color al día.
    Todo parece ser distinto,
    Cuando lo miras con ese lente;
    El que todo lo revisa y solo se detiene,
    En un buen recuerdo.

    La vida nos ha regalado otro año más,
    Un año más de amistad longeva,
    Que se perpetuará,
    Y repetirá hasta el final cada uno de nosotros;
    Que entrega el corazón en cada verso,
    Que comparte cada pensamiento,
    Con aquellos que aun en la distancia,
    Permanece siempre presente,
    Sin que exista distancia,
    Sin que el cariño se enfríe,
    Con música en cada palabra,
    Y un abrazo en cada mirada.

    Este año que concluye,
    Nos dejo muchas cosas;
    Como el sol que da sus rayos,
    Cada mañana; nos ha dado,
    Alegría, nuevos retos;
    Esperanza y luz...
    Que como el azul del mar,
    Nos ha alumbrado el alma,
    Y nos ha invitado a soñar,
    A tener fe, a ver mas allá;
    En los ojos del futuro,
    Donde nuestra hermandad,
    Unida estará;
    Como el sol de Junio,
    Cada día, cada año,
    Que nuestros pasos,
    Siempre juntos caminaran.

    Como hermanos,
    Como poetas,
    Como en este año;
    En donde nuestras letras,
    Se unen por tercera vez,
    Y nuestros corazones,
    Entre nuestros ojos;
    Y nuestros caminos,
    En unión, en lo recorrido,
    Y lo juntos por recorrer,
    Miraran el mañana.
    En un solo sueño,
    Y un solo verbo,
    Que es nuestra verdad:
    Nuestra amistad!

    jueves, 13 de diciembre de 2012

    Vorágine ~.~



    Mientras esperaba la hora de irme,
    El cielo se nublo y las cosas comenzaron a cambiar
    Mientras las cosas encontraban un nuevo lugar
     Yo perdía el mio
    Ya no sabia donde estaba
     Ni a donde debía llegar
    Cerré los ojos
    Y no pude ver mas
    La vida se torna oscura
    Si no puedes ver mas que a los lados
    Cuando te pierdes y no encuentras camino
    Vereda o destino para tus sueños
    Cuando no sabes hacia donde ver
    Como sentir lo que no se siente
    Como vivir lo que no se vive
    Como secar lo que no es mojado
    Preguntas y preguntas
    Siempre salen cuando no las buscas
    Son el resultado de una respuesta
    Sin penurias
    El aliento que se pierde
    Luchando por lo que no quiere ser encontrado
    Hablando con quien no escucha
    Nada mas que el silencio de sus palabras
    Quien no se siente cómodo en la tranquilidad
    De los sonidos que no han de sonar
    Entonces sufre de un silencio
    Aun mas grande que aquello que evita encontrar
    Recorre pues la vida
    Sin mirar atrás
    Nada mas que para ver
    Las cosas que no volverás a hacer mas
    Sigue caminando hacia adelante
    Que atrás no hay nada que ya no hayas visto ya
    Mira hacia los lados
    Para que comprendas lo que vives
    Para que entiendas el camino
    Que has de transitar
    Se feliz aunque cueste
    Porque lo que no te roba las lagrimas
    Se esfuma como el humor de un cigarrillo sin usar
    No te hace feliz te desespera, te ilusiona
    No te hace mas grande
    Te empequeñece te traiciona

    jueves, 27 de septiembre de 2012

    Paradise

    Paradise



    Algunas veces los recuerdos que regresan como si estuvieras viviendolos nuevamente suelen llamarlos dejavú, entonces me pregunto como les llamaran a los recuerdos que vives en ese mismo momento en los recuerdos que antes fueron lo que has estado viviendo no hace mucho, algunos recuerdos son pesados otros son extraños y como ya le he dicho a mi viejo amigo lo extraño es mi preferido.

    Las horas pasaban como acostumbran pasar en el campo, con toda la calma y el sopor del sol que siempre esta vigilante en el cielo, yo iba caminando en dirección al río con la esperanza de pelear contra el calor en condiciones iguales. de camino me encontré con un amigo que no sabia que tenia pero que hacia mucho que conocía el comenzó a hablarme de los días en los que se había perdido y que no habíamos podido hablar, me contó que vivió muchas cosas que ahora podía compartir conmigo, de algún modo extraño el sabia que aquel era el momento para hablar.

    - Espero que sean cosas buenas las que tienes para contarme- le dije sonriente esperando relajar en poco el ambiente, pues el era de esos amigos que cuando pierdes el contacto al recuperarlo ya no lo sientes igual.
    - Si creo que si han sido buenas, he aprendido a escalar parte de la montaña sin caerme hasta el fondo, eso es algo que no todo el mundo puede decir
    - Si tienes rason- y entonces pude ver las cicatrices que le marcaban los brazos y los pies- veo que te fue difícil
    - Si lo fue...pero en el transcurso de subir esa montaña aprendí el verdadero significado de la palabra paciencia...pues tuve que observar con detenimiento antes de poder encontrar el camino que me lastimara menos
    - Y lo encontraste?- le pregunte con curiosidad
    - No lo se, porque pude verlo y sentirlo pero no recordarlo...sin embargo cuando te he visto hoy me he sentido igual que aquella ves cuando estaba buscando el camino y lo encontré por ese pequeño instante
    - Supongo que eres ya un héroe por haber vivido todo eso- y una sonrisa broto de mi rostro sin que supiera bien porque
    - No en realidad...tu eres la primera persona a quien le cuento sobre eso...por eso es que me senti como en aquel momento...

    Tu eres el momento justo,
    El camino correcto,
    El tiempo que espere con paciencia,
    La persona que debía conocer
    Y compartir conmigo todo lo que aprendí
    Por alguna extraña razón
    Tu eres otra montaña que también debo subir...

    Me quede pensando en aquellas palabras como si ya me las hubieran dicho antes, como si aquel momento hubiera sido traído de mi pasado y no creado en mi presente, al verlo mas cerca sentí que lo conocía desde mucho antes, sentí que como él había encontrado un camino que no había estado buscando propiamente pero que mis pies seguían tratando de encontrar.

    Para cuando llegamos al rió pude comprender que lo que mi amigo había dicho tenia algo de sentido, había encontrado un nuevo camino para llegar a un mismo lugar sin que mi cabeza se propusiera a buscarlo mas mi amigo que si podía sentirlo y ya lo había encontrado una ves en el pasado guiaba a mis pies sin que mi cabeza se enterara de ello. al llegar nos sentamos a observar lo hermoso que estaba el paraiso , el agua fria, fresca como esperando que termináramos de hablar para ayudarnos con la calor que aquella tarde parecia no acabar.
    fenixlit

    lunes, 20 de agosto de 2012

    Fogata




    necesitaba del silencio, pero no del silencio de un mudo, ni del silencio de un delincuente culpable o el de una conciencia inquieta...no, yo necesitaba de ese silencio que lo succiona todo, del tipo de silencio que sientes mientras duermes, que solo puedes ver con los ojos cerrados, que solo puedes razonar con la mente en blanco, de ese tipo de silencio que en la ciudad no encuentro y que el campo parece estar plagado.

    con la intensión de ir en busca de el tomé mi mochila y me fui en dirección desconocida, pues el destino no me importaba, lo único que quería era encontrar ese silencio devorador pues necesitaba sacarme el ruido de dentro. caminé sin destino por muchos días, o por lo menos para mi parecieron ser muchos, hasta que llegue a una pradera  por una entrada que encontré en la carretera, eran tiempos tranquilos y los asaltantes no eran preocupación para mi, lo que mas me preocupaba era el ruido ensordecedor que  me estaba matando y aveces me hacía flaquear.

    me detuve frente un árbol , el único en medio de la pradera, allí descanse mis pies y mi pobre conciencia y decidí pasar junto aquel sabio amigo la noche oscura y estrellada de mi camino, al anochecer ya tenia la fogata encendida y lista para acompañarme en la oscuridad, dispuesta a hipnotizarme en los momentos en que me perdía observando  su baile ondulante.- puede que muchas veces en otro lugar otra persona halla querido seguir por un camino desconocido y perder la vida que siempre ha llevado- comencé a pensar- son personas que tienen el deseo de volver a sentir sorpresa o preocupación por algo mas que no sea el dinero, pero tienen miedo de su propio silencio, tienen miedo de lo que quien no les acompaña pueda pensar- dije ya en vos alta, y al mismo tiempo me sorprendí esperando una respuesta de mis únicos compañeros en aquella soledad, el sereno árbol y el fuego bailarín.

    en un momento en que ya casi me quedaba dormido escuche una tímida voz que me decía:

    el silencio es tan aterrador como la oscuridad, 
    porque así como la oscuridad 
    es ausencia de luz, 
    el silencio es ausencia de sonido

    -me quede esperando que la misma voz  continuara hablando para poder cerciorarme que no estaba empezando a enloquecer, sin embargo fue otra voz  la que habló esta vez:

    y debes recordar que la valentía
     no esta presente cuando no se tiene miedo
     si no cuando se tiene y se vence con dificultad 
    el silencio es nuestro idioma
    y por eso es tan especial
    el silencio son nuestras palabras
    palabras  que ustedes no pueden escuchar
     porque viven llenos de un ruido tan inmenso  
    que el silencio no les cabe dentro 
    y no pueden escuchar nada mas 
    que no sean  sus lamentos.

     en esta ocasión la voz  era mas densa, lejana,  fuerte , sabia ,milenaria y si se puede decir algo un poco extraño de un sonido es que al imaginármela podía sentirla saliendo de mi  como un eco antiguo, guardado en lo mas hondo de mi ser, sin embargo no tuve que buscar mucho para comprender que quienes me hablaban no eran seres creados por mi, era el silencio que andaba buscando el que me había encontrado. Había podido escuchar lo que antes no habría entendido y había podido entender lo que antes no habría creído, me  sentía como nuevo y listo para seguir caminando aquella misma noche, sin embargo aquel árbol, y el fuego que al apagarse se encendió dentro de mi continuaron hablando conmigo y compartiendo aquello que ellos ya me habían dicho pero que por el ruido no había  podido escuchar.

    Fenixlit 

    sábado, 11 de agosto de 2012

    Ser ella, Ser yo




    Algunas canciones no sólo te traen recuerdos, te traen palabras, que unidos hacen un sombrero en contra de los malos pensamientos. La lluvia también trae recuerdos y palabras, que arman el ambiente necesario a la nostalgia, de las muchas tardes que en vida me senté a escribir frente a una ventana, donde la lluvia era la principal protagonista. La que más recuerdo, es aquella en que aprendí a que la vida es sólo un suspiro, que se repite a sí mismo.
    Estaba sentada en mi sillón, en una casa vacía de ilusiones, llena de temores y desazones. Sólo estábamos mi sillón y yo, esperando que llegara la soledad o la muerte, que para el caso de mi sillón era lo mismo. Cerca tenía al mar para arrullarme, y lejos tenía los recuerdos que nunca me habían pertenecido, y que yo, aún insistía en llamarles míos.
    Desde la ventana pude ver el mundo pasar, el viento correr y llevarse de paseo una hoja juguetona, que ya no quería quedarse más tiempo rendida a los pies del árbol; una hoja amarillenta que ya tan sólo esperaba volver de donde había venido, y que todavía así tenía las ansias de remontar el viento sin ningún otro prejuicio que conocer lo que en una vida, ya pasada, no había vivido. Seguí con mis ojos a la valiente hoja que volaba con sigilo, a la valiente hoja que, aún casi sin el color de la vida, tenía deseos de remontar el viento, y conocer esa parte oscura que aún le faltaba por ver. Me entraron unas ganas de ser esa hoja, y viajar en mi propio viento; de navegar por esos mares que todavía me daba el tiempo para conocer, sin embargo la pequeña hoja fue más valiente.
    Entonces escuché una voz suave y serena, ligera y transparente: el ciclo se repite. Entonces cerré los ojos, y vi la frágil vida de la hoja; la vi en cada camino que en otros tiempos caminé; la vi a cada paso observándome correr, con una energía ya pasada, yendo y viniendo sin más no poder, tras algo que no recuerdo ya, pero que sin duda en su momento fue importante. Ahora me veo como estoy, ahora soy yo la hoja en mi corazón. Me quedo estática, esperando la hora que pierda de la vida el color, mientras observo a quien me observaba sufriendo por querer ser ella, cuando ella en su momento sufrió por querer ser yo.


    Fenixlit.

    martes, 31 de julio de 2012

    Cenizas verdes





    La brisa se torna fría 
    Ya no puedo respirar
    Las horas se terminan
    Y quiero que todo termine ya


    Ya no quiero querer nada
    Ya no quiero desear mas
    Aquellas cosas pasadas
    Que nunca terminaron de llegar


    Siento que nada merezco
    De este mundo desear
    Que talvez ya no debo
    Pedir al cielo nada mas


    Pero conozco el ciclo de la vida
    Todo un día termina
    Porque debe volver a comenzar
    Cuando menos lo esperas
    El ciclo se repetirá


    Las fuerzas perdidas
    Pronto regresarán
    Y continuarán su camino
    Un camino que han caminado ya


    La esperanza se renueva
    Como el fénix 
    Y traerá consigo
    Nuevas fuerzas para continuar


    Yo conozco el ciclo
    Y creo que he llegado al final
    Ahora solo resta la espera
    De las nuevas fuerzas que llegarán 

    Fenixlit

    martes, 17 de julio de 2012

    SIGNO...Interrogatorio







    Los días fríos llaman
    Y los cálidos con la mano
    Dicen adiós mientras se alejan 
    Caminando hacia el sol


    Las horas muertas
    Encuentran en el recuerdo
    Una morada eterna 
    Que solo visita el pensamiento


    Los meses solitarios
    Encuentran de vuelta
    Un camino abandonado
    Que solo transita el olvido


    Se hace dura la vida
    Sumando negativos
    Se hace eterna y aburrida
    Cuando te abandonan los latidos


    No me abandones fiel amiga
    Que huye del calor
    Y disfruta en el fulgor del frío
    Lo que el viento se llevo


    Cuando el amor es solo un sueño
    Cuando preguntas
    Al ver pasar el tiempo
    Comienza la locura
    Pintada de figuras 
    Cuyo significado desconocemos


    Fenixlit.

    sábado, 16 de junio de 2012

    Campo abierto

















    Si hubiera algo en esta tierra
    Que quisiera para mi
    Seria un campo abierto
    Sembrado de colores

    Con el haria,sueños
    Con el pintaria,cielos
    Con el viajaria, dentro
    Con el conquistaria, el mundo entero

    Como un lienzo vacio, pintaria
    Como un lienzo nuevo, de colores rodearia
    Como un ave en el cielo, planearia
    Comi un arbol al viento, me meceria

    Esperando encontrar , en la aventura
    Nuevos mundos, descubriria
    Sin soltar la mano ,al viento, seguiria
    Y por el mundo entero, viajaria

    Un campo abierto, un mundo entero
    Un arbol en medio, la casa de la sabiduria
    Un ave en el cielo, grito de libertad
    Una hoja al viento, el recorrido de la vida